El gato

pero cuando llegué no respiraba ni uno; apenas el vegetariano, que con casi los dos pies allá es menos que uno. More
Download: epub mobi (Kindle) pdf more read online

Price: Free!

Published: June 28, 2012
Words: 4,400
Language: Spanish
ISBN: 9781476120980
About Carlos Segovia

En Vigo vine al mundo el 10 de Julio de 1971, así que según las estrellas soy un cangrejo, por lo que no esperen de mí demasiada apertura a intimidades curriculares; sólo lo estrictamente necesario, por mi coraza y porque su tiempo es oro.
Mi lugar de nacimiento no es casual, yo mismo he elegido este finis terrae que por un lado garantiza la supervivencia obedeciendo la ley del mínimo esfuerzo y por otro asegura que nadie se meta en lo que hago porque a nadie le importa lo más mínimo; ni la letra ni los libros. Un lugar donde el hecho de escribir varias obras en unos años, obras que comienzan y terminan e incluso han sido corregidas varias veces, libros que se dejan leer (espero) sin un ataque de vómito repentino; un lugar donde este hecho, el de escribir, le convierte a uno en un escritor excepcional, aunque sea sólo para uno mismo y porque a varios kilómetros a la redonda no hay más de cuatro o cinco personas que vayan más allá de los cuadernos de caligrafía en cuanto a la escritura se refiere o de la cartelera de cine en relación a sus lecturas.
Escribí mis primeros cuentos entre los diez y los doce años, en la escuela me hice con un premio que patrocinaba una marca de refrescos, y entre los dieciocho y veinte publiqué algunos artículos y relatos cortos en revistas y periódicos locales. Después de esto conseguí dejar de escribir y casi leer hasta 1998. Acercándome al nuevo milenio, y en contra de toda mi buena voluntad por evitarlo, me aboqué a recuperar el tiempo perdido: Interné a mi mujer en un psiquiátrico, matriculé a mis hijos en un internado londinense, abandoné a mi perro en mitad del bosque, asesiné a mis padres y, siguiendo consejo de Ernesto Sabato, atraqué una sucursal bancaria que me proporcionó el dinero suficiente como para dedicarme a leer y escribir; que al fin y al cabo, es lo único que me interesa. Créanme, leer y escribir me interesa incluso más que publicar y ganar dinero.
Les aseguro que he tomado mis medidas para no volver a las andadas, para no mortificar a nadie obligándole a leer lo que escribo; pero se trata de un gusano que nace de una naturaleza superior a mis fuerzas y que me domina hasta el punto de presentarme así ante desconocidos. Desearía haber sido jardinero o soldado, pero como saben, no es uno el que elige, sino las cosas, los objetos, los que le eligen a uno; hasta que se vuelven imprescindibles, más o menos. Soy escritor; aún a mi pesar, más o menos.
El paréntesis de vida en el que no he escrito lo he dedicado a formarme profesionalmente y a engrosar con datos irrelevantes un currículum vital que no guarda ninguna relación con la literatura, con la vida secreta que debería interesar (y sólo ella) a editores y lectores.
Me licencio en música por el Conservatorio Superior de Vigo; obtengo un título de la Guildhall School of Music of London, imparto clases en diferentes escuelas y conservatorios, grabo y edito mis propias composiciones, realizo giras por España y Europa, y así, una serie de actividades que me han servido para engañar a mis amigos haciéndoles creer que soy músico profesional.
Entre 2000 y 2005 he sido alumno de grandes maestros de la literatura mundial: Herman Hesse, Roland Barthes, Pascal Guignard, Milan Kundera, Julio Cortázar, Ernesto Sabato, y tantos otros que omito por espacio en el papel e injusticia pura y dura. Aunque bien es verdad que he sido un alumno tan tímido e introvertido, que estos mis maestros no han ni advertido mi presencia.
De tan magistrales enseñanzas han surgido varias obras, (obras que no aseguro hagan honor a mis mentores y reconocidos maestros), algunas de las que a continuación presento en sociedad.
Como ustedes saben, hay un tipo de libro que se deja resumir, y otro que, al mero intento, se comienza a escribir un nuevo libro (o librito) que nada tiene que ver con lo que se intentaba describir.
Cómo resumir un retrato, cómo explicar una sinfonía, cómo decir qué dice un poema. De todas formas, me obligaré a una auto-exégesis, por respeto.

Also by This Author

Reviews

This book has not yet been reviewed.
Report this book