Email this sample to a friend

Era lo menos que podía esperar. Sin embargo me liberé un tanto al comunicarle ‘el sentimiento marañoso’, como lo calificaba ella. Reconozco que fue muy profesional al manejar la situación. No se enganchó y además se esmeró en atender a este pobre y desvalido enamorado sin darle una chispa de ilusión.

Al salir del café noté su reticencia a acompañarme, pero al final accedió a que la llevara, no a su casa, sino a un lugar donde tenía que visitar a una amiga o varias amigas, no recuerdo bien. Cuando la dejé y me fui sentí que su ausencia chupaba de mi interior el poco aliento que me quedaba. Llevaba su imagen grabada en la mente y su agradable perfume aromatizaba el interior del carro. Cerré las ventanillas del auto para que no escapara la poca ilusión que me quedaba. No hacía falta decir que ya la amaba profundamente ni gritar que ella ya estaba nadando en mi sangre.”


3

La tercera ocasión sería en la iglesia donde se congregaba. Ahí se reunía con los de la Unión de Jóvenes. Había juegos mecánicos y puestos de comida alrededor de la plazuela y del edificio. Esa vez ella participaría en el coro de jóvenes de la Iglesia. No estaba seguro de la invitación que me había hecho, no había sido clara ni seria cuando me lo dijo, recuerdo que su actitud me confundió aún más de lo que ya estaba, pero por el afán de estar a su lado me aventuré a buscarla en medio de una muchedumbre aunque fuera más fácil esperar la hora en que participaría en el coro y tenerla a la vista. La obsesión me orillaba a buscarla en la pequeña feria. Me era imprescindible iniciar la búsqueda, fue emocionante ver siluetas que se parecían a la de ella; aquellos cuerpos frágiles con cabelleras regulares y pesadas se confundían con mi Elvira, retratándola insistentemente en mi pensamiento. Era temprano, la hora designada aún no llegaba, sin embargo la buscaba ansioso, como un hombre en la selva busca el camino que lo llevará con su familia. Era posible que anduviera por allí, también esperando verme. Pero no encontré ningunos ojos grandes como los de ella, tampoco labios con sonrisa ligera, como los de ella…

Previous Page Next Page Page 26 of 158