Contar las cosas como fueron

El terremoto de 1985 en la Ciudad de México es un parteaguas en la vida de muchos mexicanos. Evangelina Corona Cadena, ante la dolorosa experiencia de haber visto gran cantidad de talleres de costura bajo los escombros, promovió la creación del Sindicato de Costureras 19 de septiembre, para proteger al gremio. Te invitamos a conocer su historia. More
Download: epub mobi (Kindle)
About Evangelina Corona Cadena

Nacida en un pueblo de Tlaxcala, en 1938, Evangelina fue una niña sin recursos. Sus ocho hermanos se dedicaron a sembrar y a recoger frijol, haba, maíz, trigo, cebada y, los domingos, piedras para ayudar a su papá a levantar su casa, a unos 100 metros de una barranca. Doña Eva sabe lo que es la pobreza y no tiene una pizca de resentimiento. Después fue sirvienta en una casa de Apizaco, de la que salió huyendo porque su patrón la perseguía y prefirió dejar todo antes que ser propiedad de ese señor. En el Distrito Federal también fue sirvienta hasta que por fin pudo volverse costurera y dominar a la perfección la overlock, “una máquina bonita que hace remates, cierra bien las costuras y las clausura”. A lo largo de los años aprendió a manejar la dobladilladora, la ojaladora y la botonadora, pero sobre todo a tener una vida verdaderamente cristiana.

Reviews

This book has not yet been reviewed.
Report this book