Mis lagrimas en el paraiso

Novela basada en la terrible y conmovedora historia de Esmeralda, quien se olvida de su dolor y del de su familia y arriesga su vida hasta dar con su secuestrador y hacer justicia. Ya en el campo de concentración ayuda a sobrevivir a los demás esclavos a las torturas, abusos, malos tratos y extrema pobreza. More

Available ebook formats: epub mobi pdf lrf pdb txt html

First 15% Sample: epub mobi (Kindle) lrf more Online Reader
About Maria Guadalupe Castro Ramirez

Comencé a trabajar en el gobierno, durante mi gestión laboral como secretaria y taquígrafa parlamentaria tuve la oportunidad de trabajar con abogados, ahí fue donde aprendí a redactar y a tener una visión amplia de que un buen escrito puede convencer a cualquiera, pero aquí viene el pero, debido al poco sueldo que ahí percibía opté por buscar nuevos horizontes en la empresa privada, estuve ahí varios años trabajando desde despachos hasta notarías, navegando de un trabajo en otro, desgraciadamente ahí encontré mucha competencia desleal, de modo que cuando uno no aprendía rápido era un tonto y cuando querías brillar en tu carrera había quien arbitrariamente te ponía demasiadas piedras en el camino que acababan por aplastarte, ser brillante era casi imposible por la exagerada competencia por conservar el empleo, así es que si te mantenías en el mismo nivel finalmente eras despedido y si sobresalías de los demás te arriesgabas a enfrentarte a una feroz guerra de poderes o a acceder a las presiones sexuales de los jefes para ser intocable.

Harta de esa situación un día en el que me habían despedido injustamente comencé a llorar en el camino, sí llorando porque me llegó la desesperación y la impotencia a tal grado que sentí mi respiración tan agitada que temiendo por mi vida empecé a rezar y a pedirle a Dios por mí y por mi familia y en ese preciso momento llegó la luz y fue así como se me ocurrió ofrecer vía internet mis servicios como redactora, correctora de estilo y para la adecuación de algunos escritos que me enviaban desde documentos jurídicos, artículos, semblanzas, tesis profesionales, o ideas a las que yo les daba una adecuada estructura para que tuvieran coherencia y una presentación impecable.

Ahí fue como me nació la afición por escribir porque ya había aprendido a darle ilación a las ideas, sabía iluminar el texto con palabras apropiadas, empecé a describir las bellezas que contemplamos a diario con un lenguaje bello que acariciara el alma y que algunas veces sin necesidad de tenerlas a la vista las imaginara el lector, empecé a utilizar un lenguaje refinado, tan bello que hasta mi forma de hablar empezó a cambiar, entonces hasta yo misma me desconocí, pero eso no era suficiente había que prepararse, comencé por tomar un curso de computación más avanzado como Operador de Microcomputadoras y algunos cursos en la Universidad del Claustro de Sor Juana sobre Novela Experimental, Taller de Crítica Ficción, Taller de Cuentos, Taller de Creación de Personales y así acabar de perfeccionar lo que había aprendido con la experiencia, poco después me di a la tarea de escribir algunos relatos que me habían sucedido y que me están proporcionando ideas para escribir algunos libros más, ahorita me sigo ganando la vida trabajando vía internet y actualmente estoy publicando mi libro “Mis Lágrimas en el Paraíso” (Historia de un Secuestro) novela basada en la terrible historia de Esmeralda que nos relata el indescriptible sufrimiento que esto ocasiona, pero también la solidaridad y el amor que embellece nuestro derredor cuando nos hacemos conscientes de ayudar al que lo necesita o está en desgracia.

Asimismo, estoy terminando dos libros sobre superación personal titulados, “Sorpréndete con todo lo que podemos lograr con actitud” y “Aprende a vivir en la corta aventura que es la vida”.

Les presento algunas de mis memorias, las cuales recopilo de las personas que a diario vemos, de sus vivencias y que están dando origen a nuevas historias.

Comencemos por saber vivir

Nunca conformados con nuestra existencia hay que mover los hilos de la marioneta que es nuestra vida para que el universo actúe en consecuencia, porque el que se derrota sin haber luchado derrotado está, aventemos entonces la semilla para que la tierra se abra pero no como tumba de nuestros sueños sino como la vida que renace y renace como una bendición eterna, desarticulando a la muerte en su lóbrego santuario.

No seamos el pesimismo mezclado con el egoísmo que sigue carcomiendo por todos los siglos, aportemos nuestro trabajo y esfuerzo además de nuestras experiencias para que le sirvan a otras personas, el que calla algo que sabe que estéril es, pues prefiere esconder sus conocimientos para orbitar en el universo de los mediocres y seguir guardando escrupulosamente ese tesoro que se perderá en la neblina de los siglos, sin haber aportado algo que hubiera sido la más suculenta de las herencias.

El que aporta algo en su paso por esta vida no será la caricatura de lo absurdo, sino la sombra que nunca se va, que ahí está y será el recuerdo de los desasosiegos pero también del heroísmo, del triunfo y el de permanecer eternamente en este mundo.

Nunca pesimista en tu historia de la que tú eres el protagonista, entonces date a la tarea de escribir el mejor libreto para tu vida para que cuando tengas que marcharte digas orgulloso ”misión cumplida”, premio no esperes, sino cumplir tu propio reto, nunca te canses se el caminante incansable del camino, ese que vaga día y noche persiguiendo sus sueños y solo deteniéndose por instantes para tomar un poco de respiro.

Sé como la bella mariposa imposible de atrapar con palabras o conceptos equivocados, flota impulsada por el viento sin desgarrar a nadie con tu vuelo, vuela con tu hermosura cansada, pero nunca desfallezcas, expande tu vuelo hacia otros horizontes en busca de tu propia superación e independencia, quizá desbalanceándote a ratos por la turbulencia, pero vuélvete a erguir como una necia flor que se niega a morir.

Vivir es hermoso, pero más hermoso es saber vivir.

Mi segundo motivo para empezar a escribir.

Resulta que uno de esos días en que abordé el autobús para dirigirme a mi trabajo apresuradamente una vez que me encuentro sentada comienzo a buscar en mi celular un mensaje que había estado esperando, en ese momento ha subido un pasajero ciego y queda instalado a un lado de mí en el primer asiento del camión, el inmediatamente me ha saludado y me empieza a comentar que hermoso día ¿no le parece? yo le contesto con un simple si y continúo buscando en mi celular, sin embargo el continúa hablando y me dice seguramente el sol esta esplendoroso, el cielo azul claro y las nubes un poco distantes por el viento que hizo ayer, un poco molesta por su interrupción le contesto secamente si, el continúa hablando durante el trayecto ¿sabe por qué me gusta viajar en autobús en lugar del metro? porque aquí puedo ir imaginando los amplios camellones con árboles frondosos con algunos pajarillos sobre sus ramas, el fresco olor de los pirules y de los viejos robles y hasta las rosas y las bugambilias que seguramente lo adornan, en ese instante pensé yo vengo conectada al celular, mientras el viene conectado a la vida, sin pensarlo más he guardado mi celular y me asomo por la ventana, efectivamente aquel día había amanecido hermoso, las hojas de las plantas aún sostenían algunas gotas de lluvia sobre sus hojas y curiosamente mire hacia el cielo y efectivamente las nubes contrastaban con el azul intenso del cielo y el sol se veía majestuoso en el horizonte con tonos amarillos y un poco rojizos quizá por el calor sentido al mediodía de ayer, en ese preciso instante me di cuenta Dios mío la invidente he sido yo.

No pude evitarlo continúe mirando por la ventana, de repente empieza a cantar gracias a la vida que me ha dado tanto, al oírlo cantar con tal júbilo reflexioné, todo el trayecto desde que salí de mi casa me he preocupado por venirme quejando por los problemas, por la situación económica y en pedir, pedir y pedir, no pude más el llanto empezó a brotar silenciosamente sobre mis mejillas, aquel hombre le estaba dando gracias a Dios y en ningún momento se había quejado por lo que no tenía.

Desde entonces me he dado a la tarea de contemplar las flores, el verde de los campos, la risa de mi hermosa Valentina, en fin todo lo hermoso que existe y en aprovechar cada minuto que Dios me conceda de vida para describir todo lo que veo en este mundo maravilloso y conservarlo para siempre en mi mente y en mi corazón como el regalo más extraordinario que Dios nos da en complicidad con la madre naturaleza y nunca más olvidarme que la palabra agradecimiento actúa en consecuencia con el universo y por añadidura recibiremos más de lo que esperábamos.

Reviews

This book has not yet been reviewed.
Report this book