A Orillas del Infierno


Capítulo 1: Un gigante con pies de barro

—¡Podolsky, sube ya, hace demasiado frío!—dijo la madre.


—¡Jo… mamá! Estoy jugando con Thim y Añeskha— espetó, mientras se reían entre ellos y se lanzaban bolas de nieve que producían dolorosos sonidos como respuesta.


—¡No te lo voy a repetir más—subió el tono una corchea—, o subes, o bajo a por ti!—ordenó como ultimátum, algo enfurecida.


—Está bien, mamá, ya subo—dijo con aire derrotado y una mirada de resignación—. Me tengo que ir—les dijo tristemente a sus amigos.


—No pasa nada—dijo de soslayo Thim, sin reparar en sus emociones. Aunque tras unos segundos éste sonrió, y le lanzó una bola de nieve, a quemarropa.


Después, con bravuconería, se fue corriendo; Añeskha se fue con él entre risas. ¡Pronto bajará el sol!


—¡Jo! Otra vez a esa casa fría y aburrida—dijo enérgicamente al mismo tiempo que golpeaba con su pequeño y joven puño la palma de su mano abierta.


Podolsky vivía en el número veintiséis de la calle Starlinsholf, de un barrio algo decrépito.

Estaba circunscrito a un municipio llamado Stratusholf, cuya capital era Yenisey, en

Previous Page Next Page Page 1 of 29