Email this sample to a friend


Dedicatoria


Para todos aquellos amigos (estudiantes, trabajadores y profesores) que hice durante mi etapa universitaria en la Escuela Técnica Superior de Ingenieros Aeronáuticos de Madrid (Universidad Politécnica de Madrid). Una mención especial para José Olarrea y Bartolo Luque, que calificaron el presente relato con un 10 en la asignatura Ciencia y Ciencia Ficción.



* * * * *


Todo comenzó hace muchísimos años, en una galaxia perdida entre los conjuntos no numerables de cúmulos de estrellas que inundan el mar cósmico. Nos encontramos en el planeta Tun, al oeste de la constelación de Lanos. Entre las pocas ciudades a destacar de este pequeño astro, hay una que sobresale sobre el resto por su prosperidad económica y cultural. Se trata de Ciudad Arco. En ella comienza la historia que se desarrolla a partir de aquí.

Son las siete de la mañana en el barrio periférico Agûr Athul. Una pequeña camioneta se dirige hacia el centro. Se trata del agricultor Gitus Altros que acude al mercado de abastos para vender sus mercancías. Con el dinero que obtenga piensa comprar, además de provisiones, algunos regalos para su mujer y sus hijos. Hoy se celebra la festividad del dios Khun y extranjeros venidos de todos los rincones hacen que la ciudad esté mucha más bulliciosa que de costumbre.

Después de aparcar su camioneta, el campesino se dirige a la parte trasera para recoger las cajas de hortalizas tardías y sacos de trigo que lleva. Tras abrir la puerta, observa que hay un montón de fardos amontonados en un lateral. Se extraña un poco porque juraría que aquello no estaba allí cuando cargó las cosas la noche anterior. De repente, se percata de que hay algo que se mueve entre ellos. Cuál es su sorpresa al descubrir que debajo de los mismos se encuentra su hijo menor, Viriath.

Previous Page Next Page Page 2 of 22