Tres novelas ejemplares

Miguel de Cervantes Saavedra

Edición Smashwords



Tres novelas ejemplares

Selección e introducción de Germán Dehesa

Lectorum

DR. Miguel de Cervantes Saavedra

Lectorum

D. R. Editorial Lectorum, S. A. de C. V., 2000

Batalla de Casa Blanca Manzana 147 Lote 1621

Col. Leyes de Reforma, 3a. Sección

C. P. 09310, México, D. F.

Tel. 5581 3202

L. D. Books, Inc.

Miami, Florida

ldbooks@ldbooks.com

ISBN edición impresa: 968-5270-08-2

Edición Smashwords

D. R. Introducción: Germán Dehesa

D. R. Portada: Karina Olivier

Características tipográficas aseguradas conforme a la ley.

Prohibida la reproducción parcial o total sin autorización escrita del editor.



ÍNDICE

Introducción

Prólogo del autor

La gitanilla

El licenciado Vidriera

Rinconete y Cortadillo

INTRODUCCIÓN

YA FERNANDO SAVATER EN SUS "INSTRUCCIONES PARA OLVIDAR al Quijote" nos avisa de los peligros que tenemos que sortear para leer con provecho y derechura a los escritores que han sido víctimas del petrificador complot que los convierte en "escritores clásicos". Muy pocos de ellos avizoraron este destino que combina el polvo con el bronce; de hecho, unos cuantos -Cervantes muy principalmente- eran seres perfectamente tratables, amistosos y sin una idea muy clara de su futuro de incienso y de gloria (Cervantes "no tenía planeado trascender y consideraba que, si alguna obra suya merecería la atención de la posteridad, ésta sería los ilegibles Trabajos de Persiles y Segismunda). El buen don Miguel le apostaba más a la espada que a la pluma y jamás se tomó muy en serio su obra literaria, a la que consideraba inferior a su heroico desempeño en la batalla de Lepanto. Una anécdota biográfica nos da el perfil de su alma: capturado por unos piratas argelinos, permaneció en cautiverio meses eternos; cuando finalmente las órdenes mendicantes reunieron el dinero para su rescate, Cervantes prefirió que fuera liberado en primer lugar un compañero de cautiverio que se encontraba en peores condiciones; por esta bondad de alma es que nos resulta tan amable Miguel de Cervantes y también por eso considero que no es justo acercarse a su obra como quien se acerca a las pirámides de Egipto. No es correcto; Cervantes no es un monumento; es un entrañable ser humano. Dice Italo Calvino en ¿Por qué leer a los Clásicos? que una obra clásica es aquella que jamás leemos, pero de la que siempre decimos que estamos a punto de "releerla". No cometamos tal injusticia; olvidémonos de la multitud de cervantistas que tienen a don Miguel sepultado en sesudos tratados, abrumado por extravagantes interpretaciones y momificado a golpe de tesis doctorales. Juguemos a que es simplemente un autor más y leámoslo con ojos, nuevos, con buen ánimo y mejor sonrisa. Les aseguro que nos irá mejor a ti, a mí y a Cervantes.

Previous Page Next Page Page 1 of 122