EL ESTADO ECONÓMICO

El estado económico al alborear la época de nuestra emancipación era precario y estaba totalmente supeditado a la metrópoli. El movimiento industrial era casi nulo por las siguientes causas: las contribuciones exigidas por el gobierno español eran excesivas; los colonos tenían prohibición de exportar artículos determinados; les estaba prohibido igualmente cultivar algunos productos y no podían comerciar libremente sino con España.

A los americanos les estaba vedado el plantío de viñas y olivares; en instrucción del gabinete de Madrid hecha al virrey Amar se le advertía que no se consintiera el que aquí se fabricasen paños. En Santafé, poco antes de la revolución de independen se mandaron destruir las plantaciones de lino y se ordenó cerrar las fábricas de sombreros, batán y loza. Llegó en nuestra patria a haber pena de muerte para los comerciantes que traficaran con géneros extranjeros.

Las industrias más productivas en los tiempos coloniales fueron el laboreo de las minas y la agricultura; notables entre las primeras fueron las de plata próximas a Mariquita, y las de oro en el Chocó y Antioquia. El servicio de correos fue impulsado por los virreyes Pizarro y Solís, y la agricultura por Caballero y Ezpeleta.

LAS ENCOMIENDAS

Mediante las encomiendas se confiaba a un territorio o población a un individuo —encomendero— quien debía amparar a los indios a él confiados, cristianizarlos y civilizarlos; así mismo, percibía los tributos o servicios personales que los habitantes debían rendir a la corona. Los indios estaban obligados a pagar el tributo desde los 17 hasta los 50 años.

Previous Page Next Page Page 34 of 617