Jorge Pareta

Biography

Varias personas me han expresado que si mi profesión es ingeniero y no sexólogo, ¿cómo es que pude escribir un libro como éste? La respuesta es: He dedicado toda mi vida a investigar este tema.
En mi infancia, por razones de cambios de escuelas primarias no cursé ni segundo ni cuarto grado. Contando con sólo 13 años y un efímero noviazgo me vi solo en una beca en La Habana. Era la inauguración del instituto pre-universitario "Cepero Bonilla" el 3 de diciembre de 1962. Éramos sólo 58 alumnos, todos de primer año. Osmar y yo éramos los más jóvenes de la escuela.
En este sitio comenzó la historia del libro titulado "Cómo Se Hace el Amor, Con Amor".
A pocos meses de iniciar el curso escolar enfrenté mi primer reto amoroso: enamorar a una compañera de clases que tenía 15 años. En esa etapa de la adolescencia esa diferencia de edades se nota mucho, pues las muchachas desarrollan primero que los varones.
Otro problema que presentaba era que mi físico dejaba mucho que desear, ya que era un flaco enclenque que si soplaba el viento me llevaba. No coloco una foto de aquella época para evitar que usted se muera de risa. Como era muy decidido y a pesar de las desventajas antes citadas me lancé al combate amoroso.
Saludé a mi colega de clases y me senté a su lado, no recuerdo si la tomé de las manos. Mi cuerpo temblaba y el bing-bang del corazón me golpeaba los oídos. Sin pensarlo dos veces le dije: "Normita, estoy enamorado de ti, quisiera que fueras mi novia".
Ella, que quizás ni se imaginaba mi enamoramiento, se puso nerviosa, su piel que era muy blanca cambió para rojo y bruscamente me dijo que no, que eso no era posible. Se levantó y me dejó solo.
Se podrán imaginar la pena que pasé. De eso se enteró toda la escuela y para donde quiera que miraba veía risitas. Esa fue mi primera derrota amorosa. Fue, sin dudas, una gran experiencia.
A partir de ese momento supe que debía aprender muchas cosas sobre el amor y las parejas antes de lanzarme a otra contienda.
Comencé a analizar a quienes tenían novias en la escuela: cómo se comportaban, qué les habían dicho para que ellas les dieran el "sí"... Debo decir que yo, a pesar de la desventaja en edad y físico no era tímido, pero tampoco me gustaba hacer un papelazo.
Finalizando segundo año salí de una clase de Judo y estaba lloviendo. Me resfrié y estuve un mes internado con neumonía en una cama de la enfermería de la escuela.
Llegaron los exámenes y suspendí Historia y Francés. En ese instituto la exigencia era muy elevada, y al no permitirse suspender ninguna asignatura, tuve que pasar a otro: el pre-universitario de Tarará, ubicado a orillas del mar, a 20 kilómetros del centro de la ciudad.
Al llegar a Tarará, todo era distinto. Estaba en tercer año y había muchachas de mi edad en primero. Pero yo no escarmenté, me enamoré de Esther, una chica de mi aula, que era dos años mayor que yo. Volví al ataque y... Usted puede imaginarse qué sucedió.
Primeras experiencias para "Cómo se hace el amor..."
Por fin, meses después conocí a Teresa, de 14 años y nos enamoramos mutuamente. Aprovechando la oscuridad de las calles de Tarará y momentos de soledad en el cuarto de su tía en La Habana Vieja, ambos aprendimos lo que pudimos sobre las relaciones de pareja. Todo transcurrió de maravilla hasta el fin de curso, pero ella se marchó a Estados Unidos con su familia y perdimos el contacto.
En 1966, ya en la universidad, asistí a una fiesta de inicio de curso. Casi todos iban de cuello y corbata. Yo no tenía esa ropa, pero un amigo me la prestó y me quedaba bien. Así y todo, no había forma de que una muchacha accediera a bailar conmigo. Era evidente que necesitaba aprender mucho más sobre la conquista de una pareja.
Me uní a unos amigos que al parecer eran "expertos" en enamorar chicas y me dispuse a aprender de ellos. Las clases eran prácticas, íbamos con mucha frecuencia a "La Rampa", una zona de La Habana muy frecuentada por muchachas. Caminando por la acera iniciábamos una conversación. Si yo no hablaba "bien" y rápido, venía uno de ellos y se quedaba con la muchacha.
El resultado fue excelente. Descubrí que a cada mujer se le trata de forma diferente, digamos "personalizada". Las hay que les encanta que uno sea rápido y superficial, mientras que otras prefieren que se les acerque con calma y respeto.
Con el paso del tiempo y varias relaciones de pareja, algunas superficiales y otras profundas, algunas felices y otras tristes, me fui forjando en los temas del amor y sexo.
Siempre tuve presente cuestiones sobre telepatía que había leído y experimentado años atrás con asombrosos resultados. Muchas veces me parecía que la muchacha me leía el pensamiento, o viceversa. Eso me hizo pensar que existía "algo" que nos conectaba y que se llama "campo energético".
No voy a seguir detallando mis experiencias, pues lo que pretendo plasmar aquí es una breve reseña acerca de mi vida y cómo comencé a reflexionar acerca del amor y la pareja, lo que sentó las bases para poder escribir este libro "Cómo Se Hace el Amor, Con Amor", que según mis cálculos, en 2998 habrá desplazado a Harry Potter del mercado. Aquí usted encuentra otras anécdotas y mi relato acerca de cómo encontré en 1972 a Bedelia, la mujer de mi vida.
En la década de los 80 y 90 cayeron en mis manos diversos textos de psicología sobre el amor, relaciones humanas, el lenguaje de los gestos, sexo y otros temas asociados, todos muy interesantes. De ellos tomé notas sobre aspectos que me parecieron "claves" y que por suerte fui conservando.
A inicio de los años 90, las notas eran abundantes y estaban amarillas. Estaban escritas a mano o en una vieja máquina.
Al conocer que algunos de mis amigos necesitaban alguna orientación en sus vidas, les redacté algunos temas. Pudiera decir que esa fue mi primera experiencia "ayudando" a otros en el tema de relaciones de pareja.
Con los avances tecnológicos mejoré los textos y utilicé aparatos de “stencil”; luego computadora y fotocopiadora.
Con el comienzo del nuevo siglo, leí valiosas obras de Deepak Chopra, James Redfield, Paolo Coelho, José Silva, entre otros, y conocí sobre la obra de Jung, Yogananda y otros que ampliaron mis conocimientos sobre el poder de la mente y su relación con el Universo.
También resultaron importantes las experiencias que viví al aplicar a diversas personas las técnicas aprendidas de REIKI de Mikao Usui y Curación Pránica de Choa Kok Sui.
Como manifesté en la Introducción, lo más importante que descubrí es que en las relaciones de pareja existe un “campo sentimental” que uno puede emitir y que la gente es capaz de percibir.
También supe que la unión espiritual es la base de la verdadera y perdurable satisfacción sexual. Se trata de una conexión energética invisible que diferencia a una relación de otra, es un mundo que podemos aprender a percibir si lo intentamos.
A inicios de 2007 una musa se me acercó y me dijo: "Ha llegado el momento de colocar todos esos conocimientos y experiencias vividas, en un libro". Como ya había escrito dos libros sobre otros temas, pude avanzar rápido en este nuevo proyecto.
Redacté lo que pensaba que era más importante: un manual donde explicaba cómo se hace el amor a una mujer. Los hombres nos creemos que somos expertos en hacer el amor, y en la práctica somos unos analfabetos.
Pasé el manuscrito a mi amiga Myrka. Ella lo leyó y me dijo "'¡Pareta apretaste!, está muy fuerte, muy directo!".
Siguiendo sus observaciones y las de decenas de amigas y amigos, algunos de ellos eran especialistas en psicología y medicina, surge el 3 de julio de 2008 la obra "Cómo Amarla y Satisfacerla", un libro escrito para los hombres, con el propósito de que comprendieran a la mujer.
En ella aparece la foto de Bedelia. Gracias a ella pude conocer otras importantes facetas de las relaciones de pareja que la hacían muy especial y duradera, y también lo que influía esa feliz relación en los hijos.
A fines de 2008 obtuve la dirección de correo electrónico de la doctora Cecilia Peregrina Bancalari, destacada sexóloga mexicana y miembro de la Asociación Mundial de Sexología. Ella, además, es profesora universitaria y amante de las cosas bien hechas. Le envié el manuscrito y amablemente me respondió con 10 páginas de comentarios.
Cecilia me expresó cómo había disfrutado la lectura del texto y lo encontraba muy completo. Analicé sus críticas y sugerencias y con entusiasmo realicé varias correcciones. Le volví a remitir el manuscrito y entonces me manifestó su satisfacción y me señaló que el material estaba apto para la lectura.
Me envió aparte un texto donde hacía una breve valoración sobre la obra. Le pregunté si podía colocarlo como prólogo del libro, a lo que ella accedió diciéndome que sería un honor.
No sabe Cecilia, a quien conocí personalmente meses después, y a quien admiro por su amabilidad y sabiduría, lo que le agradezco ese noble gesto, lo que esa bella actitud influyó sobre mí. Ahora sí que el libro tenía que estar "bueno" de verdad, pues estaba el nombre de una personalidad de la sexología mundial colocado en el prólogo.
Sin demora, publiqué en Internet la primera edición de la obra a todo el mundo. La gente podía adquirir el libro impreso, que se le enviaba a domicilio o descargarlo en formato PDF como "e-book".
Al crecer el número de lectores, comencé a recibir opiniones, críticas y sugerencias. Ello me hizo profundizar en varios aspectos, ampliarlos, ajustar detalles... Respondí sus preguntas e inquietudes, traté de hacer más ameno el texto y mi amigo Carlos me ofreció una carátula que se adaptaba mejor al contenido.
El tiempo transcurrió. Quienes leían el texto me escribían y me sugerían que cambiara el título, pues aunque el material estaba dirigido a los hombres, también incluía informaciones de interés de las féminas. Continué perfeccionando su contenido y forma. Es así cuando surge la nueva edición a fines de 2009, corregida y aumentada con el título "Más Allá del Sexo":
En la carátula aparezco junto a Bedelia y a mis hijos Jorge y Carlos con sus parejas.
Con posterioridad, varias mujeres me solicitaron que ampliara el contenido desde su punto de vista. Traté de complacerlas y ello implicó cambios adicionales.
También algunos lectores me pidieron que les explicara cómo encontrar pareja, pues hasta ese momento no habían logrado tener éxito en ese vital aspecto.
Fue así como surgió en 2011 la nueva edición, donde expongo experiencias personales sobre "cómo armonizarse con el amor" y con un título más amplio: "Cómo se hace el amor, con amor".
Ya no se trata sólo de un libro de sexo, es un libro orientado a la magia del amor en la pareja, a la estabilidad de la relación y trata de sentar las bases para el mantenimiento de una familia feliz.
Este es un libro escrito con mucha energía positiva. Debo decir que "Cómo se hace el amor, con amor" se trata de una obra colectiva. No puedo dejar de agradecer esos cientos de opiniones, testimonios recibidos, preguntas, sugerencias, ayudas de todo tipo (incluyendo opiniones de expertos en medicina, psicología y sexología), que he recibido desde Cuba y desde diferentes partes del mundo como México, España, Francia, Estados Unidos, Perú, Ecuador, Angola, Argentina, Canadá, e Inglaterra.
La historia continúa... ahora usted podrá formar parte de ella.

Smashwords Interview

Jorge: Su profesión es ingeniero y no sexólogo, ¿cómo es que pudo escribir un libro sobre relaciones de pareja, como éste?
Puedo afirmar con total seguridad que he dedicado toda mi vida a investigar este tema. Cuando tenía 13 años tuve mi primera relación amorosa: Se llamaba Adita. Era amiga de mi hermana. Tenía 16 años. Un día, me hizo saber que deseaba ser mi novia. Yo estaba muy excitado, era mi primera experiencia amorosa. Ella tuvo que percatarse de que mis manos temblaban al tomar las de ella.
Después tuve varios intentos de enamorar a chicas que eran mayores que yo y fracasé. Debía aprender técnicas para enamorarlas, pero no tenía idea de cómo aprenderlas.
Con 15 años tuve una novia llamada Teresa. Ambos aprendimos muchas cosas acerca del amor. Todo fue autodidacta.
Ya en la universidad continué aprendiendo, al unirme a varios amigos que tenían mucho éxito en “el ligue”. Resultó ser una experiencia muy importante. Aprendí que no existe una regla específica para enamorar a una mujer. Cada una tiene sus particularidades. Hay que descubrirlas. Quien no investiga este tema está en desventaja.
¿Es preciso tener una buena apariencia para tener éxito en la relación de pareja?
El secreto para ser feliz con su pareja no es tener un bello cuerpo. El secreto está en la actitud ante la vida, hay que alcanzar una alta auto-estima, evitar el pensamiento derrotista: “Nadie me quiere”, “No logro satisfacer a alguien”. He conocido personas que tenían un cuerpo envidiable y sin embargo fracasaban en sus intentos de tener un bello romance. En mi caso particular, mi físico dejaba mucho que desear, ya que era un flaco enclenque que si soplaba el viento me llevaba. Pero descubrí que eso no era un impedimento. Era a veces una ventaja. Este es un tema muy amplio, pero la esencia es que sí se puede.
Read more of this interview.

Books

Como Se Hace el Amor Con Amor
Price: $4.99 USD. Words: 42,070. Language: Spanish. Published: August 19, 2015. Categories: Fiction » Romance » Adult, Nonfiction » Sex and Relationships  » Sexual enhancement
Es importante tener una relación de pareja feliz. En la actualidad muchos amantes se separan. O no se separan, pero falta amor. ¿Cuántas parejas ha tenido usted hasta hoy? Descubra “los siete secretos” de las parejas felices. Cómo encontrar pareja. Cómo satisfacer a una mujer y que pida más. Cómo evitar el divorcio. Qué hacer cuando la relación no funciona bien. El Feng Shui en la habitación.

Jorge Pareta's tag cloud